Conducir por la noche representa solo un 10% del tráfico total pero, dadas las condiciones de menor visibilidad y otra serie de características, la mitad de los fallecimientos se producen en los accidentes que tienen lugar en este tramo horario del día.

Dado que a partir del mes de junio aumentará el tráfico en carreteras por los desplazamientos producidos como consecuencia de los días de vacaciones, nos vemos en la obligación de mencionar cuáles son los principales factores de riesgo y qué consejos deberíamos tener en cuenta a la hora de conducir de noche.

 

conducción nocturna

Aunque la conducción nocturna tan sólo representa un 10% del total, es el periodo del día en que ocurren más accidentes debido a la falta de visibilidad.

 

Cómo conducir por la noche: consejos y recomendaciones

Está claro que durante la noche se reduce la visibilidad por las condiciones de luz y eso provoca que nuestra percepción de los objetos o de los colores no sea exactamente igual que cuando tenemos la iluminación suficiente. De hecho, el campo visual y la perspectiva se modifican, y la sensación de relieve se reduce sensiblemente.

Es por todo esto que os hacemos las siguientes recomendaciones para conducir de noche y aumentar la seguridad al volante:

  • Deslumbramientos de otros vehículos o contrastes de luz que pueden experimentarse, por ejemplo, en un túnel, pueden ser peligrosos. Ante estos casos que pueden hacernos sentir incómodos visualmente, se recomienda desviar la vista hacia la derecha para guiarse por la línea blanca del borde de la carretera, pero sin dejar de mirarla, claro está. De esta forma, evitamos mirar los faros del vehículo que viene en dirección contraria.
[dt_quote type=»pullquote» font_size=»h3″ layout=»right» size=»2″]Al anochecer los colores pierden su contraste y el campo visual y la perspectiva se ven alterados.[/dt_quote]Las personas fumadoras o con miopía se ven más afectadas por los cambios de luz. Si entras en alguno de los dos grupos, tenlo en cuenta.

  • Dadas las escasas condiciones visuales de la noche que no nos permiten tener los mismos reflejos que durante el día, se recomienda reducir la velocidad y aumentar la distancia de seguridad en situaciones de visibilidad reducida. Este consejo también puede ser perfectamente válido para situaciones de lluvia intensa o niebla.
  • No solo se debe tener especial cuidado con los deslumbramientos provocados por los faros de otros coches. El amanecer y el atardecer son dos tramos horarios en los que también se producen una buena parte de accidentes porque la luz solar nos deslumbra mucho más. El uso de unas gafas de sol adecuadas puede ayudarnos a prevenir riesgos en estas situaciones.
  • El estado de las carreteras es otro de los grandes problemas que se convierte en un riesgo mayor durante la circulación nocturna. Si no conoces la carretera por la que circulas, presta especial atención a la señalización.
  • El estado y limpieza de tus cristales también puede ser un componente muy importante durante la noche (aunque también lo es durante el día). Asegúrate de mantenerlo limpio, sobre todo en conducciones al amanecer/atardecer.

Por otro lado, dejando las cuestiones visuales a un lado, conducir por la noche implica experimentar mayor fatiga y somnolencia de lo normal. Por eso, es muy importante realizar paradas, descansar la vista y el cuerpo y, si es necesario, dormir durante un rato.

Pues bien, ahora ya sabes cuáles son los principales factores de riesgo y los consejos para conducir de noche debes poner en práctica a partir de ahora. ¿Empezamos?

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos)

Un comentario

Dejar un comentario

Call Now Button