Afantasía o la incapacidad de algunas personas de pensar en imágenes.

Cerrar los ojos y pensar en cualquier persona, paisaje o cosa es muy sencillo para el común de las personas. No obstante, existe un grupo de individuos que no tienen la capacidad de pensar en imágenes. Es decir, su cerebro no es capaz de visualizar ningún tipo de recuerdo, ni siquiera a través de la imaginación. A esta condición se le ha dado el nombre de afantasía, tras un estudio realizado en la Universidad de Exeter.

 

Afantasía, el cerebro ciego

Para los sujetos que padecen afantasía, imaginar o recordar imágenes es una tarea imposible de realizar y puede llevar a elevados niveles de frustración.

 

Lo más normal es que cualquier persona pueda imaginar o recordar imágenes sin problemas aparentes para hacerlo, pero en el caso de los sujetos que padecen afantasía, esto se convierte en una tarea realmente imposible. Pueden recordar hechos o personas, pero no son capaces de visualizarlas a nivel cerebral. Obviamente, esto hace que les resulte extremadamente complicado recordar rostros y pensar en detalles físicos, por ejemplo.

Podríamos decir que la afantasía lo que hace es dejar una mente ciega en cuanto a imágenes visuales. Uno de los participantes en este estudio clínico comenta que se dio cuenta de que su cerebro no reconocía las imágenes cuando, de pequeño su padre le pidió que contara ovejitas para dormir. En ese momento observó que era totalmente incapaz de visualizar a las ovejas en su cerebro.

Por norma general, nuestros recuerdos van acompañados de imágenes que vemos de forma natural al recordar cualquier hecho, cosa o persona. Pero en el caso de las personas que padecen afantasía esto es imposible. Por este motivo, les cuesta realizar descripciones, ya que estas las deben hacer de memoria y sin la ayuda de la visualización cerebral.

Pese a que hay personas que han aprendido a vivir naturalmente con esta condición, hay otras a las que les angustia este hecho. Y esto es lo que ha demostrado este estudio. Ya que han podido valorar que existe un subgrupo de gente que padece afantasía, que declaran sentirse solos o aislados. Además, algunos sufren con el hecho de no tener la opción de recordar vívidamente a sus seres queridos o las experiencias vividas.

Obviamente, es imposible meterse en la mente de las personas para comprobar si estas sufren de ceguera cerebral. Pero los científicos de la Universidad de Exeter han desarrollado un completo test que ejecutan con sus pacientes para comprobar el grado de visualización cerebral que tienen.

 

Hiperfantasía, el polo opuesto a la afantasía

Cuando existe cualquier condición siempre encontramos un lado totalmente opuesto. Es el caso de aquellas personas que tienen la capacidad de visualizar vívidamente cualquier recuerdo y, además, son capaces de ver mentalmente imágenes claras sobre algo que están leyendo o imaginando.

 

Hiperfantasía, polo opuesto de la afantasía

La hiperfantasía puede entenderse como el antónimo de la afantasía y los sujetos que la padecen son capaces de visualizar con una claridad inusual aquello que leen o imaginan.

 

Según los responsables del estudio, que han acuñado recientemente el término de afantasía, esta condición afecta a una de cada 50 personas. Muchos de los afectos de esta ceguera del cerebro han declarado que, hasta le fecha les costaba explicar lo que ocurría en su mente, por lo que se alegran de que se le haya dado un nombre y una explicación a su extraña condición.

No obstante, hay que dejar muy claro que, no todo el mundo tiene las mismas capacidades visuales o imaginativas. Esto significa que hay gente que es capaz de pensar en imágenes vívidas, mientras que otras personas pueden ver esas mismas imágenes cerebrales con una claridad mucho menor. La afantasía y la hiperfantasía son los dos extremos de estas situaciones.

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos)

2 Comments

Dejar un comentario

Call Now Button