No todo el mundo percibe el color de las cosas de la misma manera. Esto es así, en parte, porque bajo las mismas condiciones de luz, las personas ven o interpretan los colores en función de los tipos de conos que tienen en sus retinas.

 

Pigmentos de color

No todas las personas son capaces de percibir el mismo número de colores diferentes. Depende, entre otras cosas, del tipo de células fotorreceptoras de que dispongamos.

 

Sobre la teoría del color se ha hablado muchísimo a lo largo de la historia. Lo cierto es que el color de las cosas es algo muy relativo y depende de varios factores. Algunos de estos factores son subjetivos y otros objetivos.

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

El color: factores de los que depende

La definición del color que aparece en wikipedia en una entrada completísima es:

El color es la impresión producida por la luz en los órganos visuales, o más exactamente, es una percepción visual que se genera en el cerebro al interpretar las señales nerviosas que le envían los fotorreceptores de la retina del ojo.

La parte más interesante de esta definición llega, quizás, cuando dice que es una «percepción visual». Esto quiere decir que depende directamente del observador y no es una cualidad intrínseca del objeto observado.

Son 3 los factores que hacen que podamos percibir los objetos y que lo hagamos de una manera u otra.

La luz que llega al objeto

La luz es la que da el color a las cosas. Dicho de otro modo, sin luz no hay color. La luz blanca está compuesta por longitudes de onda de todo el espectro de luz visible superpuestas. Esto es, está compuesta por luz de diferentes colores que combinados generan el blanco.

Para demostrar esto último, podemos hablar del efecto de dispersión refractiva de la luz que sucede cuando ésta cambia de medio a uno con mayor índice de refracción. Por ejemplo, cuando un haz de luz blanca incide de forma oblicua sobre una de las caras de un prisma se descompone en ondas de luz de diferentes colores del espectro visible. Este experimento lo llevó a cabo por primera vez Isaac Newton en 1666.

 

Efecto dispersión luz blanca

La luz blanca se descompone en los colores del espectro visible de luz gracias al fenómeno de dispersión refractiva.

 

Las propiedades químicas de los objetos

Cuando la luz llega a un objeto, las propiedades químicas de éste hacen que absorba determinadas longitudes de onda y refleje otras. En otras palabras, los materiales sólo reflejan la luz del color del que los vemos y absorben el resto de colores.

Un tomate iluminado con luz blanca absorbe todas las frecuencias de luz salvo la luz roja, que es la que refleja y llega hasta nuestros ojos.

 

Luz reflejada, teoría de color

 

Por tanto, los objetos que percibimos de color negro absorben toda la luz y no refleja nada. Por eso se dice que el negro es la ausencia de color.

Con los dos factores de los que hemos hablado ya podemos entender que el color es algo bastante relativo. Para acabar de entender esto mismo vamos a poner un sencillo ejemplo: en una sala de revelado fotográfico donde la luz es roja, todos los objetos se ven rojos. ¿Lo son realmente? Hasta aquí, la percepción del color de los objetos depende de la luz que los ilumine y de las características del propio objeto.

 

Sala revelado fotográfico con luz roja

En una sala de revelado fotográfico se utiliza luz roja y percibimos todos los objetos de ese color al no haber otra fuente de luz de otro color que llegue a nuestros ojos.

 

El sentido de la vista

El último factor es el que hace más subjetivo el color con el que vemos las cosas. Se trata de nuestra vista.

Cuando la luz llega reflejada de los objetos hasta nuestros ojos, son las células fotorreceptoras de la retina las encargadas de convertir esta información en pulsos eléctricos que transmitir al cerebro donde finalmente es interpretada. Pues bien, no todos tenemos el mismo tipo ni cantidad de estas células sensibles a la luz y esto hace que cada individuo vea los colores ligeramente diferente.

En la retina hay, básicamente, dos clases de células fotorreceptoras. Los conos y los bastones. Los primeros (conos) son células sensibles al color mientras que los segundos (bastones) no lo son pero tienen mucha mayor sensibilidad y permiten ver en condiciones de baja iluminación. Eso sí, en blanco y negro.

A su vez, los conos también se dividen en hasta 4 tipos. Cada uno de estos tipos más sensible a unos colores que a otros. Por tanto, a mayor cantidad de conos en la retina y mayor variedad de sus tipos, más colores seremos capaces de distinguir. Ver el test al final del artículo.

Como dato curioso, existe una enfermedad muy poco frecuente, considerada enfermedad rara y conocida como acromatopsia por la que los conos de la retina no funcionan debidamente y el sujeto que la padece sólo ve en blanco y negro.

 

Conos y Bastones

Las células fotorreceptoras de la retina son de dos tipos: conos y bastones. Tan sólo los primeros son capaces de percibir el color.

 

 

CONCLUSIÓN

Efectivamente, el color es un conjunto de circunstancias que desembocan en una percepción. Dependerá por tanto del tipo de luz que ilumine la escena, de las características del objeto y de las del ojo del observador.

Podría afirmarse que cada persona ve el color de forma diferente aunque dentro de la visión normal se presenta una gran similitud.

«Cada persona ve los colores de forma diferente.»

 

Libro: «La tienda de las curiosidades del color»

«La tienda de las curiosidades del color» es un libro de Manuel Melgosa (catedrático en la Universidad de Granada) junto con Mark D. Fairchild, donde se recogen 56 preguntas y respuesta relacionadas con el color.

El libro aclara, entre otras cosas, por qué el ojo humano es capaz de percibir millones de colores durante el día pero por la noche tan sólo es capaz de ver en blanco y negro.

Esto es debido a que los fotorreceptores de la retina que permiten distinguir los colores, los conos, tan sólo se activan cuando hay una cantidad mínima de luz que no suele alcanzarse por la noche.

Sin embargo, en el instante en que no trabajan los conos, lo hacen sus homólogos los bastones que siendo de un único tipo generan una visión en blanco y negro. Este hecho es el que da lugar a la afirmación «de noche todos los gatos son pardos».

Para Melgosa, esta dualidad entre conos y bastones permite obtener la mejor visión posible tanto de día como de noche aprovechando las características propias de cada fotorreceptor y esto ha permitido la evolución del ser humano:

Podemos movernos en la noche sin ser capturados por depredadores y, a su vez, durante el día realizar tareas que requieren cierto nivel de sofisticación como elección de la mejor fruta, el mejor alimento o el mejor compañero. Todo ello tiene que ver con la visión del color.

El mismo autor comenta que «el color es una percepción y como tal, es algo único y muy personal«.

 

EXTRA: Test de visión del color

Se trata de un test desarrollado por la profesora Diana Derval, experta en neuromarketing, y que ayuda a determinar el tipo de conos que un individuo posee en sus ojos. El test es muy sencillo, consiste en contar el número de colores diferentes que eres capaz de apreciar en la siguiente imagen.

test de espectro de colores

 

¿Cuántos colores has distinguido?

  • Menos de 20 colores distintos: según Derval eres una persona dicrómata como los es el 25% de la población y también los son los canes. Los dicrómatas poseen tan sólo dos tipos de conos distintos y tienen una tendencia general a vestir de negro, azul o beige.
  • Entre 20 y 32 colores diferentes: conforme al estudio de Derval eres una persona tricrómata con 3 tipos de conos distintos en el ojo por lo que eres capaz de hacer una mejor distinción del color en el área del violeta/azul y verde/rojo. Junto contigo, hay un 50% de la población que también es tricrómata.
  • De 32 a 39 colores distintos: al igual que el 25% de la población restante y algunos insectos eres una persona tetracrómata. El estudio de Derval induca que posees 4 tipos de conos distintos en el ojo y que las personas con esta característica generalmente se sienten disgustadas con el color amarillo y rara vez lo utilizan.
  • Más de 39: debes volver a contar pues Derval indica que tan sólo hay 39 colores diferentes en el espectro y seguramente el monitor del ordenador no sea capaz de interpretar más de 35 de estos colores.

Y tú, ¿cuántos has visto?

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (16 votos)

2 Comments

Dejar un comentario

Call Now Button