Que la radiación del sol puede ser perjudicial para la salud y que se debe proteger tus ojos del sol es un problema del que mucha gente es consciente en términos generales, pero están lejos de ser conscientes de todo lo que implica.

Para ilustrar esto, daremos una simple cifra: En el mundo, más de tres millones de personas al año pierden la vista por recibir un exceso de radiación solar de forma directa o indirecta.

 

Proteger tus ojos del sol

Es de extrema importancia proteger tus ojos de la radiación solar con unas gafas de sol adecuadas pues no todas las lentes filtran la radiación perjudicial.

 

Para comprender mejor la manera correcta de proteger tus ojos del sol, en esta publicación hablaremos de los distintos tipos de radiación electromagnética emitidas por el sol y los efectos de cada una sobre el ojo.

 

Tipos de radiación solar

En función de la longitud de onda de cada una de las radiaciones solares podemos distinguir:

  1. Rayos Ultravioletas (UV): invisibles para el ojo humano y los más perjudiciales por lo que son de los que más hay que proteger los ojos. A su vez, se encuentran subdivididos por rangos de longitud de onda.
    1. Ultravioleta C (UV-C): Entre 100 y 280nm. A pesar de ser los más perjudiciales y dañinos para la salud no deben preocuparnos (al menos de momento) pues la capa de ozono se encarga de absorberlos y no llegan a la tierra.
    2. Ultravioleta B (UV-B): Entre 280 y 315nm. Es la radiación UV con mayor energía y resulta muy dañina para el ojo al ser absorbida principalmente por córnea y cristalino.
    3. Ultravioleta A (UV-A): Entre 315 y 400nm. Aunque cuentan con menor energía que la radiación UV-B, estos son más penetrantes y en el ojo son capaces de alcanzar la retina y dañarla e incluso de producir cataratas. Se trata sin duda de la radiación solar más perjudicial para el ojo y de la que más conviene protegerlo.
  2. Espectro de luz visible: son aquellos rayos de luz que el ojo humano es capaz de percibir. Se extiende en la franja de longitud de onda de entre 400 y 780nm. En este espectro, la luz azul que va de 400 a 500nm también es perjudicial para la retina.
  3. Rayos Infrarrojos: también invisibles para el ojo humano tienen una longitud de onda entre 700nm y 1mm. Es la radiación que genera el calor que proviene del sol y en condiciones normales no afecta al ojo.

 

Rayos UV en el ojo

La radiación UV-B daña principalmente al cristalino y la UV-A llega a alcanzar y dañar la retina.

 

Proteger tus ojos del sol de forma fácil

Teniendo la teoría clara ya podemos explicar cómo proteger los ojos de las radiaciones solares. Una buena manera de hacerlo es con unas gafas de sol adecuadas y para ello deben cumplir una serie de requisitos:

  1. Que cuenten con filtro ultravioleta: La mayoría de gafas de sol (sobre todo las baratas) sólo poseen un filtro para bloquear la luz visible. Sin embargo, no poseen el filtro ultravioleta (UV), que es el más necesario de los dos, ya que la luz ultravioleta es la que más daña los ojos. El filtro ultravioleta es imposible de apreciar al comprar las gafas, por lo que es importante adquirirlas en un establecimiento profesional y de confianza.
  1. Que cuenten con filtro para la luz visible: Este tipo de filtro tiene más que ver con las necesidades personales que con cuestiones puramente médicas. Bloquear la luz visible contribuye mitigar la fatiga ocular, pero ese tipo de luz es el que menos daña la vista. No obstante, es importante que las gafas cuenten con ambos filtros, de modo que ganemos en calidad visual, comodidad y salud, lo cual ayuda a proteger tus ojos del sol. En algunos casos, es posible adquirir gafas con filtros para una determinada franja del espectro de luz visible como por ejemplo: los filtros para la luz azul perjudicial para la retina.

 

Protección solar

Para proteger adecuadamente nuestros ojos, las gafas de sol deben incorporar tanto filtros para la luz visible como filtros UV.

Debes tener en cuenta, además, que el mayor peligro reside en utilizar gafas de sol con un filtro para la luz visible muy fuerte, y que, al mismo tiempo, no disponga de filtro ultravioleta. ¿Por qué? Porque en ese momento, al bloquear la luz visible, la pupila se dilata, pero como no se está bloqueando la luz ultravioleta, ésta entra en mayor medida en el ojo, dañándolo incluso más que si no llevases gafas.

 

Otros datos a tener en cuenta

Al margen de lo anterior, que es lo principal y más importante, hay que tener en cuenta algunos otros puntos para proteger correctamente los ojos del sol.

  • El color de los cristales de las gafas no es importante. Dependiendo del color, es posible que se obtenga una mejor calidad en la visión con las gafas puestas, pero a efectos de protección de los ojos, el color de los cristales es indiferente.
  • En España, hay que prestar especial atención a la protección de los ojos frente al sol en Junio y Julio, y, sobre todo, de las 11 de la mañana a las 4 de la tarde, ya que es la temporada y las horas donde el sol se encuentra en la mejor posición para hacernos llegar sus rayos ultravioletas.
  • A pesar de que el día esté nublado, es importante utilizar las gafas de sol, ya que las nubes dejan pasar más del 90% de la radiación ultravioleta.
  • Las gafas de sol para conducir no deben absorber más del 20% de la luz visible para evitar perder visibilidad en espacios cerrados como túneles o lugares sombríos.
  • En la práctica de actividad en playa, montaña y especialmente en la nieve conviene extremar las precauciones pues estas superficies llegan a reflejar hasta el 80% de la radiación UV (nueve nueva 80%, nieve vieja 50%, arena blanca 30%) y pueden provocar oftalmia. Las lentes polarizadas bloquean este tipo de luz refleja. Más información en este artículo sobre gafas de sol polarizadas.
  • Prestar atención a los pequeños de la casa pues pasan muchas horas expuestos al sol y son más vulnerables.
  • Las gafas convencionales no están pensadas para proteger nuestros ojos a la hora de bronceados artificiales con luz UV o para la observación directa de eclipses solares.
  • Aquellas personas de piel clara con menos pigmento en la piel también tienen menos pigmento en la retina y también son más vulnerables y deben extremar las precauciones para proteger sus ojos del sol.

RECUERDA, ES MEJOR NO LLEVAR NADA SOBRE LOS OJOS QUE LLEVAR GAFAS DE MALA CALIDAD

Como ves, proteger tus ojos del sol no es demasiado complicado. Con seguir estos sencillos consejos, tus ojos estarán debidamente protegidos del sol y reducirás al máximo los riesgos.

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

 

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos)

Un comentario

Dejar un comentario

Call Now Button