Con la vuelta al cole y a las rutinas propias tras la temporada estival es importante seguir los mejores consejos para gozar de una vista sana durante el curso y el periodo laboral. Las inclemencias a las que se somete la vista durante el verano propician que los ojos sufran ciertos daños, reparables si se detectan a tiempo.

 

Consejos vista sana

Es altamente recomendable llevar a cabo una revisión oftalmológica una vez pasado el periodo vacacional y adquirir o retomar hábitos de higiene visual.

 

La vista durante la temporada estival

Durante el verano es muy común someter a los ojos a ciertas agresiones externas, típicas de la época. El sol está mucho más bajo y puede causar daños en la vista. Si a esto se suma la exposición al agua salada de la playa, al cloro, al calor, al aire acondicionado e, incluso, a la arena, el daño es probable que sea notable.

Por estos motivos, conviene seguir algunos consejos de salud visual para contar con una vista sana durante todo el año y reparar, así, posibles daños que hayan sufrido los ojos a lo largo del periodo vacacional.

En el caso de los niños, es más importante, si cabe, prestar atención a estas rutinas de salud ocular.

«Consejos para cuidar la vista una vez pasado el verano.»

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

La importancia de las revisiones oftalmológicas para una vista sana

El mejor momento para acudir al especialista y llevar a cabo una revisión oftalmológica es tras el verano. En el caso de los niños, la vuelta al cole es el periodo más propicio para controlar su vista y asegurarnos que comienzan el curso con ciertas garantías. Pero, los adultos también pueden aprovechar el final del verano para verificar que gozan de buena salud visual. La prevención siempre es un factor importante para evitar problemas serios a nivel oftalmológico.

Durante el examen visual, el oftalmólogo estudiará a fondo las estructuras del ojo (externas e internas), para descartar la posible aparición de daños en la vista. En verano es frecuente la aparición de daños superficiales en la córnea o de infecciones tipo conjuntivitis.

 

Revisión oftalmológica

La revisión oftalmológica controla la visión y las estructuras del ojo para detectar posibles problemas incicipientes.

 

Además, un examen oftalmológico completo ofrece, con precisión, resultados sobre la agudeza visual del paciente. El profesional podrá dilucidar si existen problemas visuales tales como miopía, astigmatismo o hipermetropía, entre otros.

Aquellos que tengan algún tipo de error refractivo de los comentados (sobre todo niños entre 3 y 6 años), tienen otro motivo para realizar sus revisiones oftalmológicas de forma periódica y con ello, controla la evolución de cada caso. Si la graduación de la vista se ve alterada, es necesario compensar la corrección de las gafas o lentes de contacto y, si se trata de niños, hoy en día contamos con medios para controlar el aumento de miopías.

 

Rutinas que ayudan a conservar la vista sana

Tras el verano conviene volver a seguir las mejores rutinas para garantizar una vista saludable. Esto incluye la higiene ocular completa. En el mercado existen productos específicos que ayudan a limpiar de forma eficaz los ojos.

En el caso de aquellas personas que sufren de sequedad ocular u ojo seco, el uso de lágrimas artificiales es prioritario para minimizar el problema. No obstante, siempre será el oftalmólogo quien valore qué tipo de tratamiento es más acertado en cada caso concreto.

Aquellas personas que usan lentillas de forma habitual tendrán que renovar sus kits de lentes tras el verano. Generalmente, las lentillas se someten a ciertas inclemencias durante los meses de más calor y es importante evitar que sigan estando en contacto con los ojos, si no están debidamente higienizadas.

 

Dieta saludable para la salud ocular

La base de una buena salud visual reside en los hábitos saludables. Esto incluye seguir una dieta sana, rica en vitaminas, minerales y ácidos grasos, que potencian la vista.

El consumo de vitaminas, a través de los zumos y las verduras, adquiere mucha importancia. Este tipo de nutrientes son perfectos para atacar a los radicales libres, ya que gozan de una gran fuente natural de antioxidantes. La vitamina C, por ejemplo, es estupenda para prevenir la aparición de cataratas. Por su parte, la vitamina E, presente en los frutos secos, es la mejor aliada para la prevención de la degeneración macular.

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos)

Un comentario

Dejar un comentario

Call Now Button