Oftalmología Pediátrica

El color de ojos de los bebés

By julio 11, 2013 mayo 8th, 2020 Sin comentarios

Color de los ojos del bebeEl color de nuestros ojos viene determinado por la cantidad y distribución de melanina en las células especializadas del iris, los melanocitos, y no por la cantidad de estas células que es muy similar entre individuos. A grandes rasgos, a más melanina, más oscuro será el color del ojo, por tanto los ojos azules presentan poca melanina, los ojos verdes una cantidad moderada, y los marrones son los que presentan cantidades más elevadas de dicho pigmento.

Es bien sabido que a muchos bebés les cambia el color de los ojos al ir creciendo, pues lo cierto es que, en general, nacemos con los ojos más claros porque en nuestro iris las células productoras de melanina son aún inmaduras y producen poco pigmento. Por ello, aquellos bebés que nacen con ojos claros (generalmente caucásicos) tienen bastantes posibilidades de que éstos se oscurezcan a lo largo del primer año de vida al ir desarrollando los melanocitos la capacidad de producción de melanina, sobre todo si en la familia no hay antecedentes de ojos claros. Sin embargo, aquellos que de entrada nacen con los ojos oscuros probablemente no se les modifique el color.

¿Por qué cambia el color de los ojos?

Este proceso viene determinado por la exposición a la luz, cuyos rayos, al igual que lo hacen en la piel, inducen la producción de melanina basándose en el genoma (la información genética) del niño. Esto hace que sean necesarios varios meses hasta que se produce y se acumula la correcta cantidad de melanina que determinará en última instancia el color de ojos del bebé. Incluso después del primer año de vida, se observan cambios de color en algunos individuos, bien de forma fisiológica, especialmente en la pubertad, o por determinadas patologías oculares como los nevus o el síndrome de Horner, que pueden alterar la coloración del iris. Por ello, ante cualquier cambio en la coloración de nuestros ojos siempre es recomendable acudir al especialista oftalmólogo.

En cuanto a la importancia de la genética en la tonalidad de los ojos, resulta fundamental, aunque todavía no es bien entendida. Lejos de lo que muchos piensan, no es un proceso que siga una genética mendeliana donde el alelo dominante es el marrón y el recesivo el azul, pues hay múltiples genes involucrados, siendo prácticamente imposible actualmente predecir con exactitud el color de los ojos de un bebé. Por tanto, aunque pueden hacerse cálculos probabilísticos, para saber cuál será el color de ojos definitivo de un bebé no queda más que esperar hasta los 6-12 meses de vida del niño.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos)

Dejar un comentario

Call Now Button