El glaucoma pigmentario es una patología ocular que surge a raíz de otra afección conocida como síndrome de dispersión pigmentaria. Su origen radica en la circulación del pigmento que colorea el iris hacia otras zonas del ojo.

 

Diagnóstico de un glaucoma pigmentario

El glaucoma causado por la obstrucción de los conductos de drenaje del ojo a causa del pigmento desprendido del iris se conoce como «glaucoma pigmentario»

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

¿Cuál es la causa del glaucoma pigmentario?

El glaucoma pigmentario aparece como consecuencia del síndrome de dispersión pigmentaria cuando el pigmento que da color al iris (melanina) se desprende del mismo y circula por la cámara anterior del ojo en el humor acuoso.

Para mantener estable la presión del ojo, éste renueva constantemente el humor acuoso generando nuevo y drenando el sobrante por unos conductos situados en el ángulo que se encuentra entre el iris y la córnea.

Cuando la melanina se desprende del iris y queda flotando en el humor acuso de la cámara anterior acaba por desplazarse hasta los canales de drenaje donde pueden quedar almacenados, provocando una obstrucción.

Si el humor acuoso no fluye correctamente hacia el exterior del ojo aumenta la presión intraocular que, a su vez, puede ocasionar daño al nervio óptico, llegando a causar graves e irreversibles problemas oculares. Es en este momento en el que se produce el glaucoma de tipo pigmentario.

 

Glaucoma pigmentario, bloqueo canal de drenaje

 

Habitualmente esta patología se ocasiona en personas más o menos jóvenes, de entre 30 o 40 años y sus síntomas pueden ser completamente invisibles para quien lo padece.

Por ello, los exámenes oftalmológicos rutinarios adquieren una importancia extrema en el diagnóstico de afecciones como el glaucoma pigmentario o el síndrome de dispersión pigmentaria.

 

Síntomas del glaucoma pigmentario

Lo más frecuente en las personas afectas por esta patología ocular es que sean completamente asintomáticas. Es decir, que no presenten síntomas claros de sus problemas visuales. Aunque también puede ocurrir que el aumento de la visión borrosa o visualizar ciertas manchas en el campo de visión alerten de la enfermedad.

Al tratarse de una patología, generalmente, asintomática. El diagnóstico a través de un examen rutinario alcanza una importancia extrema. Cuando el oftalmólogo examina la presión intraocular es cuando puede detectar que esta es elevada y observar el síndrome de dispersión pigmentaria.

«El glaucoma pigmentario suele ser asintomático, de ahí la importancia de las revisiones.»

Otras pruebas, eficaces en la detección del glaucoma, como la gonioscopia, suelen ser llevadas a cabo por el profesional en caso de que se haya observado que la presión del ojo es alta.

Los pacientes afectos por el síndrome de dispersión pigmentaria pueden desarrollar el glaucoma, aunque no en todos los casos esto llega a suceder. De ahí la importancia del diagnóstico precoz en las revisiones oftalmológicas de rutina. El seguimiento periódico de la patología es muy importante para comprobar el desarrollo de la misma.

 

Tratamientos del síndrome de dispersión pigmentaria y el glaucoma

El tratamiento para el glaucoma pigmentario es muy similar al que se realiza en otros tipos de glaucoma. Son muchas las posibilidades a las que puede recurrir el oftalmólogo para evitar que la afección avance. Tras un estudio completo, el profesional establecerá un completo plan de tratamiento.

 

Gotas hipotensoras

El tratamiento más habitual para el glaucoma es el uso de colirios o gotas que ayudan a controlar la presión intraocular.

 

  1. Gotas oftálmicas: las gotas para los ojos pueden reducir la presión ocular disminuyendo la cantidad de humor acuoso que se produce.
  2. Cirugía ocular: la cirugía es otra de las posibilidades de tratamiento que permiten que los líquidos del humor acuoso salgan debidamente por los canales oculares establecidos. El oftalmólogo puede recurrir a diversos tipos de cirugía, en función de las necesidades del paciente y el desarrollo del glaucoma pigmentario:
    1. Trabeculoplastia con láser
    2. Iridectomía con láser o Iridectomía periférica
    3. Cirugía de derivación acuosa
    4. Trabeculectomía

El glaucoma es una enfermedad «agradecida» que generalmente responde muy bien al tratamiento cuando se detecta a tiempo.

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (22 votos)

5 Comments

  • soy diabetica hace 24 años me cuido mucho pero tengo retinopatia diabetica en un ojo,izq,me quemaron con laser ,un retinologo me opero y me salvo la retina,pero mis vasos sanguinios son muy finitos y se revientan seguido,ahora ire a bs,as de nuevo para ver que solucion puedo tener ,creo que es algo como un baypas en la retina.uds que opinan?

  • Margarita dice:

    muy importante sonlos estúdio q comparten .ya q yo tembien tengo glaucoma .

  • santiago Cortez Gutiérrez dice:

    La verdad yo padesco de la presión ocular estoy con mis tratamientos pero por otra parte miro cosas redondas. En el ojo flotando conforme al movimiento ellos también se mueven el oftalmólogo dise q son moscas volantes pero veo muchas de ellas y son incomodas pero el dise q es normal pero pienso q no será q existe algún tratamiento para las moscas volantes.

  • María luz Mondejar dice:

    Tengo glaucoma pigmentario con operaciones ya cuatro deseo información gracias

  • Armando Maurilio Rodriguez dice:

    Aparte de vivir con la interrogante de cuánto tiempo disfrutaré el placer de ver, deseo leer todo lo posible acerca de este agradecido mal ocular, o ladrón silencioso. Gracias.

Dejar un comentario

Call Now Button