El lagoftalmos nocturno o lagoftalmía es una afección ocular que imposibilita el cierre completo de los párpados durante el proceso de sueño. Este problema impide que los ojos estén debidamente humectados durante la noche, pudiendo llegar a causar serios problemas en la salud visual y ocular de quien lo padece.

 

Lagoftalmos nocturnos

 

Dormir es una actividad que todo el mundo practica a diario. El descanso es sumamente importante para la salud, por lo que seguir un proceso de sueño completo es realmente imprescindible. Lo que nos es tan bien sabido es que algunas personas cuando están durmiendo son incapaces de cerrar completamente los ojos.

Se trata de una acción involuntaria, conocida como lagoftalmos nocturno, y que puede llegar a ocasionar serios problemas en la salud ocular.

Esta afección hace que el paciente duerma con un espacio de separación, mayor o menor, entre ambos párpados, permitiendo que la superficie del ojo quede expuesta al aire y con ello, se produzca la evaporación de la lágrima.

Esto puede ocasionar problemas en los ojos, que se pueden convertir en serios, dependiendo del grado de lagoftalmía existente.

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

Causas del lagoftalmos nocturno

Por norma general, esta afección ocular puede estar ocasionada por dos tipos de factores: mecánicos y nerviosos.

  • Mecánicos

    El músculo funciona perfectamente, pero existen factores externos que impiden el cierre completo de los párpados. En estos casos, la lagoftalmía suele ser corregible en el momento en el que el causante de la afección desaparece. Las cicatrices por cirugía suelen ser las causantes de este tipo de condiciones.

  • Nerviosos

    Algunas lesiones en el nervio facial impiden que la información se envíe de forma correcta al musculo encargado de cerrar los párpados. Una parálisis facial, un trauma o algunos tumores pueden ser los desencadenantes de esta afección.

Una de las consecuencias más características del lagoftalmos nocturno es la imposibilidad de mantener la córnea debidamente lubricada durante el sueño. Esta lubricación es esencial para hacer una labor de limpieza y protección en la superficie del ojo, que a su vez impide que se puedan generar graves daños en el órgano.

 

Algunos síntomas de la lagoftalmía

Los signos o síntomas que pueden alertar sobre el lagoftalmos son muy variados. Es muy importante visitar al oftalmólogo en el caso de padecerlos de forma continuada, ya que una detección precoz de esta afección es muy importante para comenzar con los tratamientos oportunos.

Por norma general, dormir con los ojos entreabiertos provoca los siguientes síntomas, la mayoría de ellos presentes por la mañana cuando despertamos:

  • Enrojecimiento de los ojos
  • Molestias en la zona ocular
  • Visión borrosa
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Lagrimeo constante
  • Irritación e infecciones oculares

 

Prevención y tratamiento de Lagoftalmos nocturno

El lagoftalmos nocturno no puede prevenirse (tan sólo el posoperatorio de párpados), pero una detección temprana puede evitar males mayores. Se debe acudir al oftalmólogo cuando se detecten los síntomas para que se lleve a cabo una exploración y se haga una valoración del grado de afección.

«El lagoftalmos nocturnos es una afección ocular que impide dormir con los ojos cerrados.»

Son muchos los tratamientos que pueden seguirse para evitar los problemas ocasionados por esta afección ocular. No obstante, la implantación de uno u otro va a depender del grado de afectación.

Ligera afección

Si se trata de una afección discreta, los problemas de sequedad pueden solventarse con el uso de un tipo de lágrima artificial más densa (líquida o gel) que persiste sobre la superficie ocular.. Otra opción es la tarsorrafia parcial, es decir, cerrar los párpados usando esparadrapo durante el sueño.

Casos severos

En los casos más graves de lagoftalmos nocturno, además del tratamiento lubricante, es posible que se deba recurrir a la cirugía palpebral para lograr que los ojos puedan permanecer completamente cerrados durante la vigilia.

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (13 votos)

Un comentario

  • Laura dice:

    Remitiéndome a vuestro comentario relacionado con el lagoftalmos nocturno:

    «En los casos más graves de lagoftalmos nocturno, además del tratamiento lubricante, es posible que se deba recurrir a la cirugía palpebral para lograr que los ojos puedan permanecer completamente cerrados durante la vigilia.»

    He de hacer la precisión de que la vigilia es la ausencia de sueño, por lo tanto Vds. quieren decir «durante el sueño», no durante la vigilia.

Dejar un comentario

Call Now Button