En Clínica Rahhal llevamos más de 25 años operando defectos refractivos. Por eso sabemos perfectamente que cada paciente es diferente y requiere un tipo de cirugía o tratamiento que se adapte a sus necesidades y problema específico. A veces el paciente no es candidato ideal a la operación con láser, pero sí para la operación con lentes ICL®.

Hoy queremos hablarte de la alternativa a la cirugía láser, las lentes intraoculares, y vamos a contarte todo lo que necesitas saber, qué son y de qué están hechas, para quién están destinadas, cómo es la operación y el postoperatorio. Resolveremos las dudas más frecuentes que suelen tener nuestros pacientes cuando llegan a consulta para que tengas toda la información necesaria.

Al igual que ocurre con la operación con láser, el implante de lentes ICL® tiene un índice de satisfacción muy alto, todos nuestros pacientes coinciden en una mejora en la calidad de su vida tras la intervención. Pero mejor te contamos paso a paso:

Qué información encontrarás

¿Qué son las lentes ICL®?

Las lentes ICL® también conocidas como lentes implantables de colámero (material biocompatible) son un tipo de lente fáquica (lente intraocular) que se implantan entre el iris y el cristalino. Ayudan a corregir los defectos de visión más comunes como la miopía, hipermetropía y el astigmatismo. Además estas lentes están diseñadas y adaptadas específicamente para cada ojo y persona.

esquema-que-son-lentes-icl

 

Lentes intraoculares fáquicas

Estas lentes intraoculares se añaden al sistema óptico sin sustituir a ninguna estructura y manteniendo el cristalino (parte del ojo con forma de lente que está situado entre el iris y el humor vítreo). Su principal función es la de enfocar los objetos que se encuentran a una cierta distancia aumentando o disminuyendo su curvatura.

De qué material están hechas las lentes ICL®

Las lentes están fabricadas de un material biocompatible: el colámero. El colámero es una combinación entre «colágeno» y  «polímero». A parte de ser adaptables a cada paciente, el colámero tiene una protección UV, que permite pasar la luz visible y  proteger el ojo.

Además, estas lentes tienen una estructura blanda y flexible, lo que hace que su colocación sea muy cómoda, adaptándose a las estructuras circundantes del ojo del paciente sin dañarlas.

Beneficios y ventajas de las lentes ICL®

Estas lentes tienen muchas ventajas de cara a los pacientes, queremos dejarte una recopilación de los principales beneficios de la operación con lentes ICL®:

  • Material: como te hemos contado antes, están fabricadas de colámero, que es un material biocompatible.
  • Personalizadas: cada lente intraocular se fabrica específicamente para cada paciente.
  • Comodidad: gracias a su flexibilidad el paciente no nota que las lleva. A parte también son invisibles.
  • Rapidez: la cirugía es muy rápida, tiene una duración aproximada de unos 15-20 minutos (por ojo).
  • Reversible: a diferencia de otros tratamientos, el implante con lentes ICL® es completamente reversible, pudiéndose extraer sin dañar ningún tejido ocular en caso de requerirse.
  • Protección: la lente ICL® contiene un filtro que protege de los rayos UV.
  • Varios defectos: con las lentes intraoculares se pueden corregir varios defectos refractivos a la vez (miopía, hipermetropía, astigmatismo).
  • Postoperatorio rápido: es una intervención que no requiere de puntos, por lo que el paciente se recupera muy rápido pudiendo volver a su vida cotidiana en un corto periodo de tiempo.
beneficios-operacion-lentes-icl-clinica-rahhal

¿Qué defectos refractivos y qué rango de dioptrías se suelen tratar con las lentes ICL®?

La cirugía con lentes intraoculares se utiliza para corregir miopía, hipermetropía y astigmatismo con la opción además de tratar varios de estos defectos a la vez. Está indicada en principio para pacientes con graduaciones altas que no son aptos para la operación con cirugía láser.

Las lentes ICL® permiten corregir hasta 18 dioptrías de miopía y 10 de hipermetropía. Cuando además existe astigmatismo, se puede implantar una lente para su correcta corrección.

Si tengo pocas dioptrías, ¿puedo operarme con lente intraocular?

Sí, hay casos en los que el paciente no tiene miopías o hipermetropías altas pero presenta visiones límites o córneas finas, en estos casos no son aptos para la operación con técnica láser pero sí pueden tratarse los defectos refractivos con lentes intraoculares ICL®.

¿Pueden corregir varios defectos refractivos a la vez?

Al igual que ocurre con la cirugía láser, las lentes ICL® permiten corregir varios defectos refractivos a la vez, por lo que si, por ejemplo, el paciente tiene miopía + astigmatismo, es posible corregir ambos defectos con la misma lente. Es una de las principales ventajas y no olvides que estas lentes son diseñadas específicamente para cada ojo y paciente.

opinion-lentes-icl-intraocular-rahhal

«Excelentes profesionales. Me hice la cirugía de lente intraocular y en 4 días estaba perfecto. Gracias por vuestro trabajo.»

Víctor Cuartero

¿Quién es candidato para lentes intraoculares?

Esta intervención se ha convertido en una muy buena opción para casos en los que los pacientes o bien presentan altas graduaciones (tanto en miopía como hipermetropía), o porque la córnea no admite una cirugía láser y no pueden operarse con esta técnica.

Pruebas oftalmológicas antes de la operación

Antes de la intervención, y para conocer el estado del ojo del paciente, debemos realizar una serie de pruebas oftalmológicas previas que se realizarán en consulta y donde los especialistas podrán valorar el estado del ojo de la persona así como aconsejar sobre la mejor opción para el paciente y valorar si el candidato es apto para el implante de estas lentes intraoculares.

En qué casos se recomiendan las lentes ICL®

En Clínica Rahhal, recomendamos las lentes intraoculares para aquellos de nuestros pacientes que:

  • No sean candidatos a ninguna cirugía refractiva láser como puede ser LASIK o PRK, bien por la alta graduación o porque su córnea no es adecuada para este tipo de intervención.

Criterios a cumplir para poder operarme

Ya conocemos quiénes son las principales personas óptimas para la operación con lente ICL® pero además, hay una serie de requisitos y variables a tener en cuenta previos a la operación:

  • Profundidad adecuada: la cámara anterior (el espacio entre la superficie interna de la córnea y anterior del cristalino) debe de tener la profundidad adecuada para la colocación de la lente ICL®.
  • Células endoteliales: la capa posterior de la córnea tiene que contar con un número suficiente de estas células.
  • Diámetro de la pupila: debe ser el adecuado para no producir la visión de destellos o halos y garantizar una óptima calidad visual al paciente.
  • Patología oculares asociadas: no se deben padecer enfermedades como el glaucoma o la uveítis.

Para quién no está indicada la operación de lentes intraoculares

No todas las personas son aptas para la implantación de lentes ICL®. No recomendamos esta opción a pacientes con diabetes mal controlada o pacientes con procesos inflamatorios crónicos intraoculares. Tampoco es el tratamiento ideal para personas que no presenten los resultados adecuados ante la topografía corneal o que tengan un ángulo estrecho en la cámara frontal del ojo.

Así mismo, la cirugía tampoco está indicada para pacientes embarazadas o en periodo de lactancia.

Por ello, y como siempre decimos, es crucial una buena información y estudio previo de cada caso, para que el equipo oftalmológico pueda examinar si el paciente cumple con todos los criterios establecidos y por tanto es apto para la operación de lentes ICL®.

«Las lentes intraoculares suponen un gran avance en cirugía, ya que los pacientes que no podían ser susceptibles de tener una cirugía láser ahora pueden verse beneficiados de estas técnicas.»

Doctor Luis Alonso

¿Cómo se implanta una lente ICL®?

Aunque la cirugía de lentes ICL® es un procedimiento relativamente rápido y sencillo, hay que tener en cuenta una serie de pautas tanto antes de la intervención como a posteriori. En Clínica Rahhal queremos contarte más detalladamente cómo se realiza esta técnica, desde los días previos, tanto como la propia intervención así como el postoperatorio.

En esta sección hemos recopilado las principales preguntas sobre el procedimiento y resultados que más te interesan y que más nos suelen consultar los pacientes. Si tienes cualquier otra duda que no quede resuelta en este artículo puedes enviárnosla para poder incorporarla.

El día previo a la operación de lente intraocular

Aunque el doctor te informará con detalle de protocolos a seguir en tu caso los días antes de la operación, algunos de los consejos más recurrentes suelen ser:

recomendaciones-operacion-lentes-icl

  • No maquillarse el día de la cirugía.
  • Lavarse el pelo antes de la operación para que no tengas que hacerlo tras la operación.
  • Aplicar profilaxis mediante un colirio recomendado por el médico.

El día de la operación: recomendaciones

Tu oftalmólogo te dará una serie de pautas que debes seguir tanto los días previos como el mismo día de la intervención y los posteriores. Lo más importante es que apliques las gotas que te indique y que ese día vengas acompañado por una persona que pueda llevarte después a casa ya que no podrás conducir.

¿Cómo es la cirugía de lentes ICL®?

La cirugía es una intervención realmente muy rápida y sencilla y con unos resultados muy rápidos. Se realiza de forma ambulatoria. Te dejamos aquí más detalladamente el procedimiento:

  • El médico te administrará unas gotas a modo de anestesia tópica.
  • Para realizar el implante, se realiza una pequeña incisión corneal donde se introducirá la lente intraocular ICL®.
  • La lente queda situada detrás del iris.
  • Una vez situada la lente ICL®, se limpian los posibles restos y las incisiones se autosellan. No se necesitan puntos de sutura.

La cirugía es un proceso bastante rápido, se tardan unos 15-20 minutos (por cada ojo) en implantar la lente. Además, al realizarse de forma ambulatoria con anestesia tópica, puedes marcharte a casa sin ningún problema tras la intervención.

¿La cirugía se realiza en los 2 ojos a la vez?

La operación, normalmente, se realiza primero en un ojo, y pasado unos días, se opera el otro. Esto se hace sobretodo por la propia seguridad y comodidad del paciente.

¿Tengo que ir acompañado?

Sí, es recomendable que el día de la operación vengas acompañado por una persona, para que, tras la intervención, te pueda acompañar a casa. Aunque no son muchas las molestias después de la operación, siempre es conveniente venir con alguien de confianza que te pueda ayudar al salir, ya que el día de la operación no podrás conducir.

¿Es dolorosa la intervención?

Para nada. La intervención de lentes ICL® se realiza con anestesia tópica. El médico te administrará unas gotas anestésicas antes de la intervención, con lo que no notarás nada. Realmente hay muy poca molestia durante la operación así como después de la misma. Se realiza de forma ambulatoria, por lo que es un proceso muy rápido y sencillo.

opinion-cirugia-lentes-icl-intraoculares

«Hace un mes operaron a mi hermano de la vista, y le pusieron las lentillas intraoculares ya que tenia muchas dioptrias en cada ojo. Y todo ha salido perfecto, desde el primer momento le han atendido perfectamente, la operación un éxito y la recuperación muy bien.»

Carmen González

El postoperatorio de lente intraocular

El postoperatorio tras la cirugía de lentes ICL® es relativamente sencillo y no tiene muchas complicaciones. Pero sí que es recomendable que el paciente siga una serie de pautas para asegurar la perfecta recuperación tras la intervención. Es muy importante seguir las recomendaciones dictadas por tu oftalmólogo para asegurar un óptimo resultado. Pero no te preocupes, podrás seguir con tu vida normal muy pronto, además, la recuperación de la visión es muy rápida.

Cuidados tras el implante de lente ICL®

Tras la operación, es importante seguir una serie de indicaciones que te proporcionará tu médico, algunas de ellas son:

  • Evita golpes o impactos en los ojos.
  • No frotarse los ojos durante los primeros días.
  • Ponerse las gotas indicadas por el oftalmólogo.
  • En caso de usar varios medicamentos, dejar al menos 1 minuto entre la aplicación de cada colirio.
  • Mantener la zona ocular limpia y seca.
  • No es necesario tapar el ojo, pero sí el uso de gafas de sol, sobre todo al salir de la operación y las primeras semanas.
  • Si sientes cualquier molestia, contacta inmediatamente con la clínica.

¿Cuánto tiempo tardaré en ver bien?

La recuperación de la vista tras el implante de lentes ICL® es bastante rápida, ten en cuenta que es normal ver un poco borroso al salir de la operación debido a la dilatación de las pupilas, pero la visión es realmente muy buena.

¿Puedo trabajar con normalidad?

Podrás incorporarte pronto a tu trabajo y tu vida cotidiana. Depende del tipo de trabajo que realices, será recomendable esperar más o menos días, pero en principio, en una semana podrás estar realizando tu vida normal sin ningún tipo de problema.  Hay que tener especial cuidado los primeros días, sobre todo en aquellos trabajos que requieren esfuerzos físicos en los que se carga mucho peso o aquellos en los que pueda entrar algo en el ojo. Si trabajas pasando muchas horas frente al ordenador, es recomendable en líneas generales adaptar y ajustar adecuadamente las pantallas para evitar efectos visuales.

Molestias tras la operación

Tras la operación no deberías experimentar molestias más allá de un poco de sensibilidad a la luz las primeras horas tras la cirugía o sensación de «arenilla» que se te pasará. Es un procedimiento muy rápido y sencillo en el que al realizarse con anestesia el paciente no tiene ningún tipo de dolor. En caso de que experimentaras molestias, es importante que contactes con tu oftalmólogo lo antes posible para que pueda verte y darte pautas e indicaciones. Pero lo normal, es que no tengas grandes molestias, y las mencionadas suelen desaparecer pronto.

¿Tengo que utilizar gafas oscuras los primeros días?

Sí, sobre todo al salir de la clínica el día de la intervención de lentes ICL® tienes que ponerte gafas de sol opacas. También se recomienda que sigas usando estas gafas cada vez que salgas a la calle durante las primeras semanas ya que notarás que tu ojo está más sensible a la luz de lo normal los primeros días.

¿Debo ir con el ojo tapado?

No, tras el implante no es necesario tapar el ojo operado. Basta con ponerte las gafas de sol al salir de la intervención.

Cuándo debería preocuparme

Es importante que contactes con tu médico si notaras cualquier molestia fuera de lo común como: sensación de presión ocular, halos o resplandores o pérdida de la agudeza visual. Son muy raros los casos en los que se complica la cirugía, pero por eso es importante que ante cualquier molestia o sensación extraña se lo comuniques al equipo médico para tratar el caso cuanto antes.

Recuerda que las lentes ICL® son removibles, por lo que es un procedimiento reversible en caso de complicación.

«Mi postoperatorio fue excelente, la verdad que en seguida pude volver a trabajar y tener una rutina normal que para mi era muy importante»

Macarena Tortosa. Psicóloga

¿Cuánto tiempo duran las lentes intraoculares?

Las lentes ICL® llevan unos 22 años en el mercado y los resultados son destacables pero vamos a ver más en profundidad qué resultados podemos esperar de las lentes intraoculares transcurridos unos años.

¿Las lentes se desgastan con el tiempo?

La lente en sí no se desgasta, el material con el que están fabricadas (colámero) es resistente y está pensado y diseñado para durar toda la vida.

¿Es necesario volver a operar después de unos años?

Como ya hemos comentado, las lentes ICL® están pensadas para durar para siempre. Pero hay una variable que debemos tener en cuenta, y es la aparición de cataratas.

Los pacientes que suelen beneficiarse de esta cirugía, suelen tener miopías altas, y con el paso de los años y cuando envejecemos suelen aparecer cataratas. Cuando esto ocurre, el procedimiento a seguir será retirar la lente para operar el problema de catarata, y después implantar una nueva lente.

¿Qué es mejor el láser o la lente intraocular?

Más que hablar de que técnica es mejor, deberíamos hablar de cuál es más apropiada. Cada paciente y cada ojo tiene unas características diferentes, por lo que al final la mejor técnica para cada uno es la que se adapte a todas estas condiciones. Ambos procedimientos tienen como finalidad corregir los defectos refractivos y lo consiguen con resultados excelentes.

Por lo que no se trata de un «qué es mejor» si no más bien de un «qué es lo más apropiado para mí». Por eso en Clínica Rahhal, nos preocupamos de hacer un buen estudio previo de cada caso para recomendar a cada paciente la técnica más adecuada.

Diferencias entre lentes fáquicas y lentes intraoculares para corregir presbicia

Hay veces que pueden confundirse, por eso es importante saber que las lentes intraoculares fáquicas (como las lentes ICL®) y las lentes intraoculares pseudofáquicas (para corregir presbicia y cataratas) no son el mismo tipo de lente. La diferencia principal es que en la cirugía empleada para implantar las lentes ICL® se conserva intacto el cristalino. Sin embargo, las lentes pseudofáquicas reemplazan esta lente del ojo que está dañada por el paso del tiempo.

Riesgos asociados a las lentes ICL®

Todos los procesos quirúrgicos tienen la posibilidad de presentar complicaciones, aunque son muy improbables y suceden en pocos casos, es importante mencionar una serie de riesgos asociados a la operación de lentes ICL®:

  • Sobrecorrección o corrección menor: ocurren cuando la graduación de la lente intraocular es demasiado alta o por lo contrario, demasiado baja. Se pueden corregir reemplazando la lente o, más frecuentemente, haciendo un pequeño retoque con láser cuando las dioptrías residuales a corregir son mínimas.
  • Infección: como puede ocurrir durante cualquier tipo de cirugía, existe un riesgo de infección, aunque este caso es muy poco frecuente.
  • Halos, resplandores y visión doble: también es importante destacar, que los nuevos modelos utilizados de lentes ICL® disminuyen el riesgo de cualquiera de estas complicaciones.

Hay otros riesgos que son muy poco frecuentes, por eso es muy importante, que tras la operación, informes a tu médico de cualquier molestia que puedas sufrir para actuar lo más rápido posible y evitar una complicación mayor.

que-son-las-lentes-icl-doctor-rahhal

¿Cuánto cuestan las lentes ICL?

El precio de la cirugía depende de los defectos refractivos a tratar. Es decir, el precio dependerá de si sólo se necesita corregir por ejemplo un problema de miopía, o por el contrario el paciente tiene miopía + astigmatismo. Por eso lo mejor es que solicites una visita en nuestra Clínica Rahhal y allí nuestro equipo experto de oftalmólogos podrá hacer una valoración más precisa de tu caso así como del precio final.

Financiación del tratamiento

En Clínica Rahhal contamos con un programa de financiación por lo que no tienes que preocuparte de nada, puedes pagar cómodamente tu tratamiento en los plazos que elijas.

¿Cómo puedo pedir cita para operarme?

Si estás interesado en saber más sobre las lentes ICL®, puedes ponerte en contacto con nosotros de manera muy sencilla, puedes hacerlo a través de nuestro teléfono: 963 52 77 27 o si lo prefieres puedes rellenar este formulario y nos pondremos en contacto contigo lo antes posible para acordar una cita.

    6 Comments

    • Luis M.L. dice:

      Me implantaron hace un par de años una lente ICL, ¿tendré que operarme en el futuro de cataratas?

    • Ana Belén Ruiz dice:

      ¿Puedo operarme con lentes intraoculares o es mejor el láser? Tengo 3 y 4 dioptrías.

      Un saludo.

    • Ramón dice:

      Si la cirugía se realiza primero en un ojo y luego en otro, la recuperación es más larga? debería cogerme la baja hasta que me hayan operado los 2 ojos?

    • R. Santiago dice:

      A la larga, ¿es más recomendable una operación láser o las lentes intraoculares? Estoy pensando en corregir mi miopía y astigmatismo pero no sé qué opción es mejor….

    • María S dice:

      ¿El riesgo de infección es muy alto? no sé si operarme con laser o con lentes intraoculares.

      • Hola María, el riesgo de infección es extremadamente bajo tanto con láser como con lente intraocular siempre que se cumplan los protocolos pertinentes y el paciente siga el tratamiento postoperatorio. Algunos estudios incluso destacan que el riesgo de infección en caso de emplear lentes de contacto es superior al de la cirugía con láser o ICL.

        Un saludo.

    Dejar un comentario

    Call Now Button
    Clínica Rahhal