Los niños pertenecientes a la tribu Moken son conocidos como niños delfín, por su capacidad de ver con nitidez bajo el agua. ¿Cómo lo hacen? Y… ¿es posible aprender a hacer esto?

 

Niño delfín de la tribu Moken

Los niños delfín de la tribu Moken de Tailandia pasan tanto tiempo bajo el agua que aprenden a adaptar su visión a este medio y logran ver con nitidez en él.

 

La vista es un órgano curioso, sin ninguna duda, pero si nos fijamos en las características visuales de los niños pertenecientes a la tribu Moken, de la costa oeste tailandesa, su capacidad visual podría alcanzar el título de extraordinario. Eso ocurre porque estos niños son capaces de adapta su visión para ver perfectamente debajo del agua salda, exactamente igual que hacen los desfiles y otros animales marinos. Por este motivo se les conoce como “niños delfín”.

Los más jóvenes de la tribu Moken tienen la capacidad de ver bajo el agua con una sorprendente nitidez. Sus ojos muestran una capacidad de adaptación a las condiciones del agua semejante a la de las focas o los delfines.

Historia de los niños Moken

Cabe destacar que los Moken son una tribu que reside en los archipiélagos del Mar de Andaman, en Tailandia. Se trata de una pequeña población, en la que cada persona tiene una función específica. Los adultos, suelen ser pescadores de superficie, pero los niños, sin embargo, se sumergen a diario bajo el agua para conseguir el alimento que ingerirán los habitantes de la tribu. Lo más característico es que estos niños Moken son capaces de ver con total nitidez bajo el mar.

«La curiosa historia de los niños delfín que ven nítido bajo el agua.»

Anna Gilsen, una conocida científica de la Universidad sueca de Lund, estudió este hecho en el año 1999. La historia llegó a sus oídos por casualidad, mientras realizaba investigaciones sobre los aspectos diferentes de la visión. Al oír la curiosa historia de los Moken, decidió partir hacia Tailandia para estudiar in situ las cualidades visuales de los niños delfín.

 

Niño Moken

La tribu de los Moken vive en unos archipiélagos del mar Andaman y en la costa Oeste de Tailandia.

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

Gilsen pasó seis meses viviendo con la tribu y sus conclusiones fueron sorprendentes. Comenzó a realizar pruebas con imágenes y dibujos que sumergía bajo el mar. Los más pequeños debían de interpretar las líneas que veían para confirmar si existían trazos horizontales o no.

Con cada inmersión, la investigadora alejaba más los dibujos y el resultado seguía siendo el mismo. Los niños Moken eran capaces de ver nítidamente en estas condiciones.

Obviamente, Anna Gilsen, llevó a cabo el mismo experimento con niños europeos y, pese a que observó que durante la infancia la visión bajo el agua es mejor también en ellos, estos niños presentaron problemas de irritación ocular tras las inmersiones. Sin embargo, los niños delfín podían sumergirse hasta treinta veces sin que sus ojos llegaran a irritarse.

 

Niño Moken en barca

La adaptación de los ojos de esta tribu al agua es tal, que incluso evitan irritarse con la sal del agua marina.

 

Años después Gilsen volvió a Tailandia para completar su estudio sobre los Moken y comprobó que los niños que se sometieron a su experimento, ahora adolescentes, seguían manteniendo las cualidades de ver bajo el mar.

La científica piensa que esta capacidad se pierde en la edad adulta porque las lentes se vuelven mucho menos flexibles. No obstante, le fue imposible ejecutar el experimento con los más mayores de la tribu Moken, debido a la timidez de los integrantes de la misma.

 

¿Cómo lo hacen estos niños? La refracción es la clave

Está claro que el ser humano no tiene la capacidad de la visión submarina. Esto ocurre por la refracción. Los ojos del ser humano están adaptados para enviar a la retina (enfocar) los rayos de luz que viajan a través del aire.

Cuando los rayos de luz cambian del aire al agua (es decir, varían de medio) muestran una desviación que impide al ojo humano ver nítidamente. En este caso, la imagen presenta un desenfoque considerable.

Para ver bien bajo el agua en condiciones normales, es necesario por tanto, colocar algún elemento que haga que la luz pase por el aire antes de llegar a nuestros ojos. Es el caso de las gafas de buceo.

 

Adulto Moken

Los adultos de la trubu Moken pierden esta habilidad de ver bajo el agua debido a la disfunción del cristalino (Presbicia).

 

Entonces, ¿cómo lo hacen los niños delfín? Para conseguir que los ojos sean capaces de enfocar perfectamente en el agua es necesario o bien que se modifique la forma concreta de la lente, mediante la acomodación del cristalino, o bien que las pupilas se contraigan de forma considerable aumentando así la profundidad de campo.

Los estudios de Gilsen revelaron que los niños Moken eran capaces de adaptar su visión mediante ambos sistemas a la vez. De hecho, son capaces de reducir sus pupilas hasta el límite absoluto de la visión humana. Además, exactamente igual que ocurre con los delfines, son capaces de modificar la forma de sus cristalinos para acomodar su vista al medio acuático.

 

[EXTRA] Vídeo BBC (Inglés)

 

Créditos de fotografías: Alamy

Más información (Inglés): BBC

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos)

2 Comments

  • daniel dice:

    resumiendo entonces no se puede aprender ya de grande ? y si no se podría hacer lo mismo pero con unos lentes de contacto ?

    • Buen resumen Daniel. En edad adulta tenemos más limitaciones para llevar a cabo este tipo de adaptaciones. Mediante el uso de lentes de contacto se podría emular este comportamiento de los ojos de los niños delfín pero el hecho de utilizarlas bajo el agua aumenta muchísimo el riesgo de infección bacteriana y no debe hacerse bajo ningún concepto.
      Un saludo.

Dejar un comentario

Call Now Button