En esta ocasión vamos a hablar de un trastorno no relacionado con la vista pero sí con la percepción. Se trata de la prosopagnosia, un trastorno poco conocido que ocasiona una «ceguera» facial. A pesar de lo grave que puede parecer, se puede hacer una vida normal con este problema, tanto es así que Brad Pitt ha llegado a ser toda una estrella a pesar de padecer esta alteración.

 

prosopagnosia

Las personas que padecen de prosopagnosia no tienen una ceguera literal frente a los rostros. Son capaces de verlos pero no de memorizarlos e identificarlos a posteriori.

¿Qué es exactamente la prosopagnosia?

La palabra proviene del griego: «prosopo» que significa cara y «agnosia» que singifica ausencia de conocimiento. Provoca que las personas que lo sufren no puedan reconocer la mayoría de los rostros de las demás personas e incluso el de ellos mismos frente a un espejo o en una foto en los casos más graves.

La prosopagnosia no es una ceguera literal, los afectados literalmente ven el rostro de quien tienen delante pero no serán capaces de memorizarlo y asociarlo de nuevo a posteriori. Se trata de un trastorno cerebral del que, por el momento, se sabe bastante poco dada su bajo nivel de incidencia.

Según varios estudios neurocientíficos se demuestra que, los pacientes que sufren prosopagnosia, son capaces de distinguir los elementos del rostro como los ojos, la boca, la nariz, etc. pero son completamente incapaces de entender todos esos atributos asociados entre si en un conjunto, por lo que no son capaces de identificar las caras.

Ello conduce a problemas de lo más variados. Por ejemplo, como no son capaces de integrar los diferentes rasgos faciales en un rostro, solo pueden guiarse por los rasgos de forma individual para identificar a las personas. Pero los rasgos varían continuamente, no solo en el tiempo, sino dependiendo de las emociones. Tus ojos no son iguales cuando estás enfadado, que cuando estás tranquilo y relajado.

 

¿Cuál es su causa?

daño cerebral prosopagnosiaComo ya hemos comentado, este trastorno todavía no está lo suficientemente investigado, por lo que no hay la suficiente información como para dar respuestas exactas. Sin embargo, se sabe que la causa principal son lesiones cerebrales bilaterales y simétricas (ambos hemisferios) ocasionadas por accidentes cerebrovasculares, traumatismos craneoencefálicos, infecciones del sistema nervioso central o tumores cerebrales e incluso congénitas pero también puede ser de nacimiento, es decir, congénito.

Generalmente, quienes sufren prosopagnosia adquirida rara vez padecen esta afeción de forma aislada y presentan otros déficit en el reconocimiento de estímulos visuales y no solamente tienen problemas para reconocer las caras, sino que también presentan problemas similares para reconocer conjuntos en general, pudiendo identificar únicamente las partes que lo componen.

La prosopagnosia afecta a un 2% de la población, aunque puede que el número sea mayor, ya que la mayor parte de quienes sufren este trastorno no están diagnosticados. El mecanismo más habitual para diagnosticar este trastorno es el Test de Reconocimiento Facial de Benton que consiste en el emparejamiento de caras en diferentes posiciones y condiciones de iluminación.

La agnosia facial se puede asociar a la agnosia al color (acromatopsia) así como a alteraciones de la imaginación o una menor capacidad emocional. En más del 90% de los casos, la prosopagnosia aparece con defectos en el campo visual y cuando esto ocurre, la mitad de las veces lo hace de forma bilateral (ambos ojos).

 

Tipos de ceguera al rostro

Como en otras muchas enfermedades, la prosopagnosia tiene grados de afección.

  • Prosopagnosia aperceptiva

    El paciente ve las caras pero falla en el análisis estructural y es incapaz de recordar identidades e incluso carece de sensación de familiaridad. Pueden soñar o imaginar caras familiares pero son incapaces de identificarlas.

  • Prosopagnosia asociativa o prospamnesia

    La persona que la padece es capaz de analizar las estructuras faciales identificando sexo, edad o raza pero es incapaz de reconocer a la persona detrás de ese rostro. Identifican a las personas a través de vías contextuales o no visuales como el color del pelo o el tono de la voz.

 

La prueba para el diagnóstico de la ceguera facial

Se trata de una prueba con mucha menos ciencia de la que podamos imaginar. Nada de escáneres cerebrales para buscar indicadores de actividad ni nada similar. Algo mucho más rápido y a la vez, efectivo.

La prueba consiste en colocar en fila a una serie de personas con características similares (edad, sexo). Se visten de la misma forma y se cubre el pelo con un sombrero para evitar que éste sea el rasgo identificativo. Se introduce a un familiar entre los sujetos de la prueba y si el paciente es incapaz de identificarlo hasta que no empiece a hablar, el diagnóstico de prosopagnosia es claro.

 

¿Cómo se desenvuelven las personas que padecen prosopagnosia?

Los afectados de prosopagnosia deben desarrollar una serie de mecanismos alternativos para el reconocimiento de las personas, sobre todo, de aquellas de su entorno más próximo. Generalmente se recurre a lo que se conoce como claves contextuales de las personas que son elementos que los pueden llegar a distinguir del resto absoluta o parcialmente como por ejemplo:

  • La forma y el color del pelo.
  • La forma de hablar y el tono de la voz.
  • Elementos característicos o particulares en un rostro: cicatrices, lunares, color de ojos…
  • El uso y forma de determinados elementos habituales: gafas, diademas, sombrero…
  • La forma de caminar o moverse.

 

Más información (película + libro + documental)

Para profundizar algo más en la prosopagnosia os recomendamos un par de obras:

  • AGNOSIA (Película 2010): Cuenta la historia de una joven que tras un traumatismo craneal padece agnosia y aunque sus sentidos funcionan a la perfeción, le resulta incapaz procesar la información que recibe por ellos. Ficha Filmaffinity
  • EL HOMBRE QUE CONFUNDIÓ A SU MUJER CON UN SOMBRERO (Oliver Sacks): En uno de los capítulos de este libro se narra el caso de un hombre con prosopagnosia que hacía uso de determinados rasgos característicos de las personas para reconocerlos. Tanto es así, que su mujer siempre iba con un sombrero llamativo en la cabeza para que su marido lo reconociera.

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

 

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (8 votos)

Dejar un comentario

Call Now Button