Todos sabemos lo que es un espejismo. El cine se ha valido de este tipo de ilusiones ópticas para otorgar dramatismo a las películas del desierto. Pero la realidad es que los espejismos existen y resulta relativamente sencillo verlos, en función de las condiciones atmosféricas. El espejismo más común es el que sucede cuando viajamos por carretera y la temperatura del aire es muy elevada, en ese caso podemos observar el asfalto mojado a lo lejos, cuando la realidad es que está totalmente seco.

Espejismo

Los espejismos que se suelen observar con mayor frecuencia son los que aparecen en días calurosos sobre el asfalto de la carretera dando la sensación de que ésta esté mojada.

 

La clave está en la luz y la temperatura

Para entender cómo se producen los espejismos es necesario que comprendamos la forma en la que se comporta la luz. Nuestro ojo es capaz de ver cada objeto en función de la luz que recibimos de ellos. Es decir, la luz traspasa la córnea, el cristalino, el humor vítreo y el humor acuoso para que la imagen sea proyectada sobre la retina. La retina, por su parte dispone de conos y bastones, células fotosensibles, que consiguen que los estímulos luminosos se conviertan en impulsos eléctricos que llegan al cerebro para ser reinterpretados.

La explicación a los espejismos la encontramos en las normas de la física. Es decir, en el efecto óptico que ocasiona la refracción de la luz. Es exactamente el mismo efecto que se produce al meter un lápiz en un vaso con agua. La óptica nos muestra un lápiz que parece que se ha partido en 2, pero la realidad es que se trata de una ilusión óptica y el lápiz está en perfecto estado. ¿Por qué se produce esto? Lo cierto es que existe una variación en la densidad de los dos medios, el gaseoso y el líquido, que origina un cambio en la velocidad de la luz, lo que provoca una refracción parcial que lleva a cabo una desviación del ángulo.

En el caso en que las capas de aire soporten temperaturas muy distintas, se crea una variación de densidad que provoca un fenómeno similar, pero de refracción total. Cuando la luz traspasa estas capas de aire a temperaturas distintas, se dobla y termina ofreciendo un reflejo, similar al que vemos en un espejo. Esto es lo que pasa cuando el asfalto está caliente y divisamos a lo lejos charcos de agua en el mismo. Esto es un espejismo.

 

Tipos de espejismo

Los espejismos se producen cuando las temperaturas varían, tanto si se calientan como si se enfrían.

En el caso de que la densidad varía porque las temperaturas han bajado, es posible que se produzcan los llamados espejismos superiores. Este tipo de ilusiones ópticas suelen llevarse a cabo en situaciones de muchísimo frío. Cuando esto ocurre es porque el aire que está más cerca de la superficie se enfría mucho más que el que está en niveles más altos. Por lo tanto, el aire más caliente es capaz de reflejar la imagen que hay debajo, ocasionando un espejismo superior que hace que parezca que los objetos flotan en el aire.

Por otra parte, los espejismos inferiores son los más comunes de ver. El reflejo de lo que se encuentra en el entorno se ocasiona en la superficie, recreando una imagen similar a la de un lago. Pero, obviamente, el espejismo desaparece cuando estamos más cerca.

 

PIDE TU CITA Y TE DAREMOS RESPUESTA A TU PROBLEMA

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos)

Dejar un comentario

Call Now Button