Cirugía Refractiva

Presbicia asociada a la miopía

By septiembre 12, 2014 mayo 8th, 2020 Un comentario

lectura presbicia miopíaLa presbicia, también conocida como vista cansada, es un proceso fisiológico natural e inevitable que el 100% de las personas sufrirá en mayor o menor medida a partir de los 45 años de edad. Este proceso consiste en la pérdida de elasticidad del cristalino y con ello, de la capacidad del ojo para enfocar correctamente los objetos próximos.

Debido a su naturaleza, la presbicia puede aparecer asociada a defectos refractivos como la miopía o la hipermetropía y esto hacer que sus síntomas sean diferentes. En el caso de un paciente présbita (con vista cansada) que desea someterse a una operación de miopía es muy importante que conozca estas implicaciones para que así, los resultados de la operación cumplan sus espectativas.

Emetropía (visión normal) + presbicia

  • Visión lejana: Se conserva excelente aunque la presbicia alcance su grado máximo.
  • Visión próxima: Con la aparición de la presbicia cada vez es más difícil enfocar los objetos próximos y en su grado máximo puede incluso afectar a la visión intermedia.

Miopía + presbicia

Al tratarse de dos fenómenos de naturaleza independiente, cabe decir que la miopía no evita la aparición de la presbicia pero sí «camufla» la aparición de sus síntimas.

  • Visión lejana: Sin corrección queda borrosa por la miopía. La presbicia no influye.
  • Visión próxima
    • Sin corrección: Según el grado de miopía, la presbicia puede quedar total o parcialmente compensada. Cuanto mayor es el grado de miopía, mejor es la visión próxima.
    • Con corrección: En caso de corregir la miopía, sea con el medio que sea (gafas, lentes de contacto o cirugía), desaparece la compensación y por tanto, la presbicia se manifiesta normalmente con la visión próxima borrosa. Es por esto que un miope con presbicia se quita las gafas para leer.

Operación de miopía en pacientes con presbicia.

Es importante que las espectativas posoperatorias del paciente vayan acorde a los resultados obtenidos. En el caso de pacientes en que su miopía compensa y a la vez «camufla» la presbicia se debe comprender que cuando se corrija la visión lejana para no depender de gafas o lentes de contacto a todas horas,  aparecerán los síntomas de la presbicia subyacente y será necesario el uso de gafas de lectura.

La operación de miopía para pacientes en edad próxima a la aparición de la presbicia o con presbicia muy incipiente puede tener, según el cirujano, unas características peculiares que hacen uso de la dominancia ocular. Por ejemplo, en un paciente miope de 43 años que no ha desarrollado todavía presbicia es muy probable que en la operación el cirujano tome la decisión de dejar el ojo dominante (que predomina en la visión lejana) emétrope y el ojo lector (predominante en la visión próxima) algo miope (-0.25 ó -0.50) para compensar en él la presbicia incipiente y postergar la necesidad de usar gafas de cerca. Con esta técnica, el cerebro es capaz de disociar las imágenes que recibe del ojo dominante y ojo lector y se consigue una correcta visión binocular.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (14 votos)

Un comentario

Dejar un comentario

Call Now Button